lunes, 11 de agosto de 2008

Dutch Schultz - new york -


Era por naturaleza individualista y de fuerte temperamento. Impulsivo, bullicioso, egocéntrico, cruel y amante de alardear y hablar mucho. Sus ataques de ira eran siempre mal vistos por el resto de jefes del Sindicato. Se casó con FRANCES, una empleada de guardarropía, con la que tuvo dos hijos. Pertenecía a una generación de peligrosos paranóicos, tan adulados por sus subordinados, que habían llegado a creer que sus órdenes eran reales decretos. Era hijo de un dueño de saloon del Bronx. A los 17 años cumplía condena de 15 meses por robo con fractura. El apodo de "Dutch" se lo pusieron sus compañeros de banda, en memoria a un infame miembro de la banda de FROG HOLLOW del Bronx. Se hizo traficante de cerveza. Posteriormente se dedicó a la extorsión a restaurantes, y a los "números" que controlaba en Harlem. Por sus actividades era conocido como "El Rey de la cerveza" y "El Rey de los Números". Uno de sus primeros lugartenientes fue JOHNY RAO, otro DANNY IAMASCIA. Sus ingresos de 1929 a 1931 en el racket de la cerveza fueron de 481.000 $. Además de traficante ilegal SCHULTZ era un estafador, pues su cerveza y licor eran infames y además siempre buscaba la forma de aumentar las posibilidades de ganancia en el juego. En junio de 1931 SCHULTZ y IAMASCIA confundieron a dos detectives con sicarios de VINCENT "MICK" COLL. Dispararon contra ellos y a IAMASCIA le alcanzó una bala. SCHULTZ se rindió y trató de sobornar al policía que, dicen, hizo tragar el dinero al holandés. DUTCH SCHULTZ se alió a DANDY PHIL KASTEL, subordinado de FRANK COSTELLO, para controlar el juego y contrató a ABBADABBA BERMAN para ponerlo al frente del negocio de las apuestas. Uno de sus más feroces enemigos era CHARLES "EL CHINO" SHERMAN, brazo derecho de WAXEY GORDON y traficante de narcóticos. SHERMAN fue encontrado muerto, enterrado en cal viva. Otro enemigo era VINCENT COLL, el gángster más loco que dio jamás Nueva York. Se cuenta que durante la Prohibición provocó la ceguera de un gángster irlandés al que había molido a palos, aplicándole en los ojos una venda con pus. Al término de la Prohibición se metió en los sindicatos de limpiacristales, restaurantes y de lleno en los "números" de Harlem. Compró una plantilla de luchadores de lucha libre, tenía sus propios caballos y participación en diferentes clubs. Su mejor pistolero era BO WEINBERG. Aunque era uno de los grandes gangsters de Nueva York, nunca se le consideró dentro del club de "Los seis grandes" por su política separatista. Pidió explicaciones a WEINBERG sobre la pérdida de control de los negocios y posiblemente sus argumentos no fueran muy buenos, ya que a WEINBERG no se le volvió a ver nunca más. A principios de 1933 huyó para evitar las inspecciones de Hacienda y en ese momento LEPKE se apoderó del racket de la extorsión, y la Unione Siciliana de LUCKY LUCIANO se hizo con el control del resto de negocios. 18 meses después de desaparecer, regresó y fue juzgado en Siracusa. Sus abogados consiguieron que SCHULTZ no fuera procesado en Nueva York donde su fama y su historial comprometía los argumentos de la defensa. En Siracusa hizo el papel de benefactor, comprando a la prensa. De todas formas las cosas no iban como se esperaba y SCHULTZ volvió a escapar. Cuando fue detenido se le hizo juzgar en la pequeña población de Malona, donde repetiría su papel y donde lograría salir absuelto. Con el territorio perdido SCHULTZ tuvo que empezar de nuevo y lo hizo en Newark (Nueva Jersey). Contaba con ahorros con los que poner en funcionamientos sus negocios, pero tuvo que enfrentarse con su competidor en la zona LONG ZWILLMAN. En 1935 se descubrió que DUTCH SCHULTZ había financiado la campaña electoral del fiscal de distrito WILLIAM C.DODGE, por lo que éste fue sustituido por THOMAS E.DEWEY, que profundizó en la investigación de los negocios ilegales. SCHULTZ se sintió presionado por DEWEY y propuso al Sindicato su ejecución. Los jefes rechazaron la idea y DUTCH SCHULTZ, que además había proclamado el ajusticiamiento del fiscal a los cuatro vientos, quiso ejecutarlo por su cuenta. Al Sindicato no le interesaba para nada la muerte de un fiscal, y menos que un jefe desobedeciese una resolución consensuada, así que decidieron eliminar al molesto holandés. El 23.10.35, en una habitación de la planta baja del Palace Chophouse, DUTCH SCHULTZ fue asesinado por CHARLIE WORKMAN, que a la vez segó la vida de los pistoleros LULU ROSENKRANZ y AB LANDAU, y del genio de los números ABBADABBA BERMAN. Aunque SCHULTZ llegó vivo al hospital y duró 24 horas, sus palabras no desvelaron ningún secreto. Lo más que pidió a sus subordinados fue que atendiesen a su mujer, pero su mujer jamás vió un centavo porque entre otras cosas, SCHULTZ nunca guardó mucho dinero en los bancos.
La "Mafia", nombre con el que erróneamente se designa a muchos colectivos de crimen organizado, define solamente a los grupos que nacen y se establecen en y desde Sicilia. Nace en la época borbónica y en su evolución se establecen tres períodos: la "Vecchia Mafia", de 1800 a 1950; el período de 1950 a 1970, y la "Nova Mafia", de 1970 hasta hoy.

En aquella Sicilia de principios del siglo XIX, a diferencia de lo que sucedía en el resto de Europa donde crecían y se asentaban dando paso a nuevos y modernos conceptos del comercio y de la industria, los burgueses constituían una minoría que vivía en torno a la nobleza local en una relación de dependencia y sumisión propia del
medioevo. La corrupción, el favoritismo y en definitiva el desgobierno caracterizaban a la mayor isla del Mediterráneo. Los terratenientes dejaron la explotación de sus fincas a los "gabellotti" (aparceros) que con el paso del tiempo se convirtieron en amos y señores de la isla dando paso a un modo de ser y comportamiento basado en formas enfermizas de respeto, códigos, obediencia y secretismo en torno a la figura del jefe (capo) de una "familia" (clan) dominante en un territorio específico. Al conjunto de esas peculiares "familias" se le denominó Mafia y entre ellos "La Cosa Nostra". El término "mafia" como tal aparece por primera vez entre 1862 y 1863 cuando se representó en Palermo con gran éxito el drama popular de Giuseppe Rizzoto y Gaetano Mosca titulado "I mafiusi di la Vicaria". La representación de esta obra hizo de la palabra Mafia una expresión corriente para designar a los grupos de individuos violentos y temibles, ligados entre ellos por misteriosos lazos secretos y dedicados a actividades delictivas o inconfesables.